Brainstorming // 30 abril

De la fila de arriba a la de abajo, de izquierda a derecha: Pilar Marcos (Diseño Interior), Izaskun Chinchilla (Izaskun Chinchilla Architects), Soledad Hernandez (Dimad), David Venables (AHEC), Antonio Pinar (AIDI), Carlos Jiménez (Photo Alquimia), Olga García (AIDI), Daniel Sanchez (Woodendot), Cecilia Zavala (AIDI), Victoria de la Torre (AIDI), Nando Abril (Hecho.company), Elisa Cuesta (AIDI) y Alberto Vera (AIDI).

Desde que comenzamos con este proyecto, tanto AIDI como AHEC, queríamos que la convocatoria cumpliera todas las garantías posibles, siempre respetando el trabajo de los participantes.

Queríamos que la convocatoria tuviera unas bases sólidas, que fueran acorde a lo que nosotros, como asociación de diseñadores, queremos promulgar, y que el reto, al cual deben enfrentarse nuestros futuros participantes, no solo fuera atractivo, si no también en línea con la tendencia actuales. Uno de los problemas que tienen las convocatorias de diseño, es que son bastante repetitivas. No queremos más sillas, mesas o lámparas que lo único que hacen es reforzar una idea errónea de nuestra profesión. Queremos darles, a los participantes, la libertad para diseñar lo que quieran dentro de los límites del briefing pero sin imponerles una temática específica.

Otro de los temas importantes para nosotros era la remuneración de los participantes, no queremos ser otra convocatoria especulativa, no queríamos, en ningún momento abusar del trabajo de los diseñadores. Por ello, se planteó, que todos los seleccionados en la primera fase tuvieran ya, una formación exclusiva, promoción y divulgación.

Para esto era necesario reunir un grupo de personas capacitadas y con amplio recorrido en el mundo del diseño, para que desde los diferentes ámbitos profesionales nos ayudarán a definir todos los factores indispensables. Las personalidades invitadas a esta sesión fueron: Pilar Marcos de Diseño Interior, Izaskun Chinchilla de Izaskun Chinchilla Architects, Soledad Hernández de DIMAD, Nando Abril de Hecho.company, Carlos Jiménez de Photo Alquimia y Daniel Sánchez Garcia de Woodendot.

Durante la reunión se trataron aspectos como ¿porque debe llamarse convocatoria y no concurso? apelando a que en los últimos años, empresas, queriéndose aprovechar de los jóvenes talentos, ofrecían concursos para conseguir trabajo casi gratuito, donde al final los únicos beneficiados eran ellos mismos, y el resultado para los participantes era un proyecto más para su portafolio.

En esta misma línea se estableció que el diseñador y el proceso de diseño debían ser el centro de atención, es decir, la convocatoria debe resaltar cada una de las etapas de diseño  y el trabajo de los diseñadores en cada una de las fases, además debe servirles como una vía de promoción para potenciar su carrera.

Este tipo de convocatorias deben ser lo más transparentes como sea posible, asegurándose de que  la información que reciben los participantes sea clara y no de pie a errores o malentendidos. En la reunión se definieron los tipos de documentos que se les entregarán a los participantes, el briefing, los requisitos, los criterios de evaluación etc.

Finalmente, y ya con todos estos elementos sobre la mesa, se desarrolló el reto. Un reto que buscará concienciar y enfocar la mira de los participantes sobre la sostenibilidad y el papel fundamental que tiene el diseño dentro de este concepto tan en boga en nuestra sociedad.

Fue una jornada intensa que cumplimentó los objetivos que nos marcamos, y que ha permitido que tengamos unas bases fiables donde los participantes sean prioridad. Esperamos con ello, conseguir que todas las mentes creativas del país se movilicen para diseñar y pensar siempre con la palabra sostenibilidad en la cabeza, y así, puedan surgir ideas innovadoras y trascendentes.