AIDI comenzó en 2015 como una asociación para diseñadores, con sede en Madrid.

Organizábamos eventos, talleres, formaciones, foros, fiestorros… Miles de personas pasaron por ellos. Teníamos un equipo de voluntarios, muchos formularios y hasta una sede.

Siempre queríamos ir un paso más allá pero el esfuerzo cada vez era más enorme y una única pregunta se nos pasaba por la cabeza:

¿Cómo podíamos hacer que la asociación sea sostenible a largo plazo?

 

Sin embargo, no sospechábamos que lo mejor estaba por llegar…

Poco a poco se fueron colando personas de otras disciplinas como las artes, el marketing, la ingeniería, la política, la psicologíaVenían de todos lados.

En ese momento nos dimos cuenta de que el diseño no era un territorio cerrado. De hecho, nos atrevemos a afirmar que el diseño no existe.

Lo que existe es diseñar.

Y había muchas personas que estaban deseando diseñar juntas

cómo podemos adaptarnos al mundo del mañana. Sin barreras.

De un plumazo habíamos dado la vuelta a toda la comunidad.

Ponemos las herramientas, los medios y los recursos a disposición de la comunidad para que surjan todas estas oportunidades.

Gracias a esta epifanía nos hemos librado de estructuras, de compromisos, de burocracias, de ser una asociación tradicional dependiente de patrocinios y cuotas.

En cambio, hemos podido sacar adelante muchos nuevas y extravagantes iniciativas gracias al trabajo colaborativo. Hoy en día seguimos siendo ese colectivo tan diverso que nos encanta.

Si quieres conocer a personas bonicas, reflexionar sobre temáticas de actualidad y tienes ganas de aprender, esta es tu casa.

Y estamos aquí para contártelo.

La lupa del pasado

¿Prefieres recibir noticias por correo?